Tipos de una cerradura de puerta

La necesi­dad de reem­plazar las cer­raduras o el cilin­dro de la cer­radu­ra de la puer­ta prin­ci­pal puede sur­gir en varias situa­ciones bas­tante cotid­i­anas. Por ejem­p­lo, si el antiguo mecan­is­mo de blo­queo se rompe o comien­za a atas­carse. Si las claves se pier­den y el propi­etario quiere insta­lar un nue­vo secre­to por razones de seguri­dad. El cam­bio de inquili­nos tam­bién es una razón impor­tante para reem­plazar las cer­raduras de la puer­ta de entra­da.

Sucede que las cer­raduras se rompen. Los escom­bros entran en ellos, se oxi­dan, el mecan­is­mo comien­za a agar­ro­tarse o girar. En algunos casos, las cer­raduras se cam­bian después de la pér­di­da de llaves, reparación o cam­bio de inquili­nos.

Tipos de cerraduras. Cómo elegir el mecanismo correcto

Se recomien­da el uso de dos tipos difer­entes de cer­raduras. Requieren difer­entes méto­dos de piratería, por lo que los ata­cantes tar­darán más en ingre­sar a una casa. Además, aumen­tan las posi­bil­i­dades de que los ladrones no quier­an meterse con ese aparta­men­to en abso­lu­to.

Muy a menudo, las cer­raduras con mecan­is­mos de cilin­dro y palan­ca se insta­lan en puer­tas metáli­cas mod­er­nas.

Cerraduras de Cilindro

Las cer­raduras de cilin­dro, cuyo dis­eño con­siste en un cilin­dro con un cilin­dro y un sis­tema de pasadores y resortes. La llave de dicha cer­radu­ra tiene una for­ma plana con muescas y muescas.

Esta no es solo la clase de cer­raduras más pop­u­lar, sino tam­bién la más sim­ple y con­ve­niente en tér­mi­nos de autor­reparación. Debido a la car­ac­terís­ti­ca de dis­eño, la pres­en­cia de un cilin­dro extraíble, en la may­oría de los casos no se requiere un reem­pla­zo com­ple­to de la cer­radu­ra del cilin­dro de la puer­ta de entra­da.

Si solo nece­si­ta cam­biar el CMS (mecan­is­mo del cilin­dro de seguri­dad), y mien­tras el resto fun­ciona nor­mal­mente, reem­plazar el núcleo de la cer­radu­ra de la puer­ta de entra­da será la mejor solu­ción. Tam­poco es nece­sario que el cilin­dro y la cer­radu­ra hayan sido pro­duci­dos por el mis­mo fab­ri­cante, lo prin­ci­pal es su clara coin­ci­den­cia en tamaño.

CMS con­s­ta de dos partes: inter­na y exter­na, entre ellas hay un muñón de direc­ción. Estas piezas pueden ten­er difer­entes lon­gi­tudes. Debe ele­gir el tamaño del cilin­dro para las bar­ras trans­ver­sales (pasadores de met­al que blo­quean la puer­ta) y para el grosor de la puer­ta. El cilin­dro no debe sobre­salir de la hoja de la puer­ta, de lo con­trario los ladrones pueden aprovechar esto.

Cerraduras de palanca

El blo­queo de la palan­ca se dis­tingue por un mecan­is­mo secre­to más com­ple­jo, que con­siste en un paque­te de pla­cas con recortes en for­ma (palan­cas). La llave de dicha cer­radu­ra tiene la for­ma de una var­il­la redon­da larga con una o dos pla­cas al final. La reparación y el reem­pla­zo de la cer­radu­ra de la puer­ta de entra­da del aparta­men­to en este caso es bas­tante especí­fi­co, y es poco prob­a­ble que un afi­ciona­do se las arregle aquí.

Las cer­raduras de cilin­dro y palan­ca tienen clases de resisten­cia al robo fijadas en GOST. La clase más alta es la 4ta. Para locales res­i­den­ciales y téc­ni­cos, edi­fi­cios de ofic­i­nas, los exper­tos recomien­dan usar cer­raduras de al menos clase 2. Al igual que las puer­tas, las cer­raduras se some­ten a una inves­ti­gación, después de lo cual se les asigna una clase de resisten­cia al robo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *