Planear antes de comprar una nueva casa

Para aque­l­los de nosotros que vivi­mos en la caí­da de las cri­sis económi­cas exac­er­badas por nues­tras mod­er­nas cos­tum­bres sociales de vivir más allá de nue­stros medios con grandes can­ti­dades de deu­das sobre nues­tras cabezas, nun­ca ha sido un mejor momen­to para echar un buen vis­ta­zo a nue­stros hábitos de gas­to.

Para muchas per­sonas es un momen­to fab­u­loso para com­prar una casa; los tipos de interés son bajos y los pre­cios de los inmue­bles en todo el país siguen bajan­do, sin embar­go siem­pre es una bue­na idea echar un vis­ta­zo a sus gas­tos antes de hac­er una com­pra impor­tante como una casa.

Mucha gente en todo el país no uti­liza un pre­supuesto para guiar sus gas­tos y peor aún, ni siquiera lle­va la cuen­ta de a dónde va su dinero cada mes. Pero cuan­do se com­pro­m­ete a hac­er una com­pra grande como una casa, en par­tic­u­lar su primera casa, es una bue­na idea hac­er un seguimien­to de dónde va su dinero para ver lo que real­mente puede pagar y dónde podría nece­si­tar recor­tar.

Planear antes de comprar una casa nueva

Exis­ten muchos planes pre­supues­tar­ios difer­entes y muchas guías que ofre­cen una opinión sobre el por­centa­je de sus ingre­sos que debería des­ti­narse a cada tipo de gas­to. Sin embar­go, el prob­le­ma de muchas de estas guías es que te dan una guía que no tiene en cuen­ta las necesi­dades par­tic­u­lares de tu famil­ia. Asegúrese de que si uti­liza una guía de pre­supuesto para plan­i­ficar sus gas­tos, ten­ga en cuen­ta que algu­nas cosas ‑como los gas­tos de ali­mentación o de aten­ción médi­ca- depen­derán del número de per­sonas de su famil­ia y de sus necesi­dades indi­vid­uales.

Exis­ten muchos pro­gra­mas de pre­supuesto en el mer­ca­do que ayu­dan a facil­i­tar la elab­o­ración del pre­supuesto tra­ba­jan­do con su ban­co para lle­var un seguimien­to de sus com­pras. Si uti­liza la ban­ca en línea, puede descar­gar un archi­vo cada mes que su soft­ware puede uti­lizar para realizar un seguimien­to de cada com­pra que haya real­iza­do ese mes. Este tipo de sis­tema es espe­cial­mente útil si uti­liza su tar­je­ta de crédi­to en lugar de pagar en efec­ti­vo por los artícu­los.

Inde­pen­di­en­te­mente del tipo de pre­supuesto que deci­da uti­lizar, ya sea que esté escrito en un libro de con­tabil­i­dad o que util­ice algún soft­ware de lujo, es impor­tante lle­var un reg­istro de todo lo que com­pra. De esta for­ma, sabrá exac­ta­mente adónde va cada dólar que gana y podrá ajus­tar sus hábitos de gas­to en con­se­cuen­cia; es difí­cil fre­nar sus gas­tos si no sabe adónde van a parar esos dólares extra cada mes. Una vez que tienes tus finan­zas bajo con­trol, es mucho más fácil ver cuán­to dinero puedes gas­tar en una hipote­ca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *