La necesidad de usas una bomba de calor

Más del 75% de la energía uti­liza­da por las bom­bas de calor es gra­tui­ta e ilim­i­ta­da porque proviene del sol y se alma­ce­na en el aire, el agua y el sue­lo. Con sólo un 25% de elec­t­ri­ci­dad, se ele­va a un niv­el ópti­mo para el con­fort en ver­a­no y en invier­no.

  • Energías ren­ov­ables
  • Sin emi­siones de CO2
  • Más efi­ciente que un sis­tema tradi­cional

La bom­ba de calor Aeroter­mia, hidroter­males y geot­ér­mi­cas son usadas en el hog­ar como parte de la como­di­dad de:

  • Cale­fac­ción
  • Refrig­eración
  • Pro­duc­ción de agua caliente san­i­taria

La calidad del aire de la bomba de calor

El aire fres­co es una necesi­dad fun­da­men­tal.

Ven­ti­lación mecáni­ca con­tro­la­da con recu­peración ter­mod­inámi­ca es la solu­ción orig­i­nal desar­rol­la­da por Clivet, con­sciente de la impor­tan­cia
de la cal­i­dad del aire inte­ri­or.

AISLAMIENTO DE EDIFICIOS

Gra­cias a los nuevos méto­dos de con­struc­ción y a las mejo­ras en el ais­lamien­to de los edi­fi­cios, éstos son extremada­mente her­méti­cos. Los con­t­a­m­i­nantes se estancan en los ambi­entes y los sis­temas de ren­o­vación y purifi­cación del aire se vuel­ven nece­sar­ios.

CONTAMINACIÓN EN INTERIORES Y EXTERIORES

La salud humana es sev­era­mente daña­da por los muchos con­t­a­m­i­nantes del inte­ri­or como el moho, el humo, el pol­vo, las emi­siones de CO2, y por con­t­a­m­i­nantes exter­nos como el polen, PM10, los virus y las bac­te­rias.

VENTILACIÓN MECÁNICA CONTROLADA

El sis­tema de ven­ti­lación mecáni­ca con­tro­la­da ase­gu­ra una dilu­ción de los con­t­a­m­i­nantes inte­ri­ores. El aire fres­co de entra­da se tra­ta recu­peran­do el calor del aire extraí­do. Es impor­tante que la recu­peración de energía se pro­duz­ca tan­to en invier­no como en ver­a­no para reducir el con­sumo de energía.

FILTRACIÓN ELECTRÓNICA

Los ele­men­tos nocivos y los olores del aire exte­ri­or se elim­i­nan gra­cias al efi­caz sis­tema de fil­tración elec­tróni­ca, tam­bién acti­vo en partícu­las finas y nanopartícu­las, las más peli­grosas para la salud humana, ya que lle­gan a los alvéo­los pul­monares y des­de allí entran en la san­gre. El fil­tro elec­trostáti­co, fácil­mente desmontable, es total­mente regen­er­a­ble por lava­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *