¿Estufa eléctrica o de gas?

En un pasa­do muy reciente, la cuestión de qué est­u­fa es mejor, una est­u­fa de gas o una est­u­fa eléc­tri­ca, no esta­ba ante las azafa­tas. Se trata­ba de conec­tivi­dad. Y, dada la cal­i­dad y poten­cia de las est­u­fas eléc­tri­c­as de esa época, sus dueños a menudo envidi­a­ban a quienes tenían gas en sus depar­ta­men­tos.

Pero el pro­gre­so téc­ni­co no se detiene, y aho­ra la elec­ción de una est­u­fa está deter­mi­na­da no solo por la fuente de cale­fac­ción, sino tam­bién por las ven­ta­jas (o desven­ta­jas) de uno y otro tipo. En este caso, se tienen en cuen­ta var­ios cri­te­rios: fun­cional­i­dad, seguri­dad, veloci­dad de preparación, efi­cien­cia. Por eso, antes de ir a la tien­da, debes cono­cer las car­ac­terís­ti­cas de cada uno de los mod­e­los.

Ventajas de las estufas eléctricas

A pesar de la con­fi­a­bil­i­dad, fun­cional­i­dad y menor cos­to de los elec­trodomés­ti­cos de gas, grad­ual­mente se están reem­plazan­do por elec­trodomés­ti­cos en las coci­nas. Las amas de casa se sien­ten atraí­das por la apari­en­cia, la seguri­dad y una gran can­ti­dad de car­ac­terís­ti­cas útiles.

Las ventajas de una estufa eléctrica.

Hoy, la rev­olu­ción tec­nológ­i­ca ha toca­do no solo el espa­cio, sino tam­bién nues­tras est­u­fas. En com­para­ción con una est­u­fa de gas, una eléc­tri­ca tiene una serie de ven­ta­jas, como:

  • La est­u­fa eléc­tri­ca se puede conec­tar sin lla­mar al mae­stro, pero de for­ma inde­pen­di­ente;
  • Las est­u­fas eléc­tri­c­as mod­er­nas fun­cio­nan en modo de ahor­ro de energía y, por lo tan­to, coci­nar en ellas es más bara­to que pagar una est­u­fa de gas;
  • No hay ries­go de fuga de gas, lo que evi­ta la posi­bil­i­dad de explosión de metano;
  • Cuan­do se usa una est­u­fa eléc­tri­ca, no hay pro­duc­tos de com­bustión como una est­u­fa de gas, lo que sig­nifi­ca que la coci­na ten­drá aire limpio.

Características de las cocinas eléctricas.

En la vida cotid­i­ana, las est­u­fas eléc­tri­c­as con­ven­cionales de uno y dos que­madores se han uti­liza­do durante muchas décadas. Sus que­madores son en espi­ral. Estos azule­jos son con­ve­nientes para usar en aparta­men­tos alquila­dos, dor­mi­to­rios y remolques de con­struc­ción.

Jun­to con estas pla­cas de coc­ción, las pla­cas de cua­tro fue­gos se han uti­liza­do durante muchos años. Los que­madores de estas est­u­fas están hechos de aleación de hier­ro fun­di­do con una espi­ral mon­ta­da en el inte­ri­or. Esta pla­ca está con­tro­la­da mecáni­ca­mente. Las zonas de coc­ción tar­dan mucho en calen­tarse y los ali­men­tos tar­dan mucho en coci­narse.

Ventajas y desventajas de las estufas a gas

Las est­u­fas de gas aparecieron en la coci­na hace mucho tiem­po, mucho antes que las eléc­tri­c­as. Usan un fuego abier­to para coci­nar ali­men­tos, que ali­men­tan gas nat­ur­al (metano). Los que­madores le per­miten calen­tar los platos de for­ma ráp­i­da y uni­forme y, si es nece­sario, el tiem­po de coc­ción se puede acel­er­ar o ralen­ti­zar fácil­mente aju­s­tan­do la poten­cia de los que­madores. La ven­ta­ja de los aparatos de gas es la veloci­dad de coc­ción, la facil­i­dad de operación, el pre­cio ase­quible y la ausen­cia de req­ui­si­tos espe­ciales para los platos.

Pero las est­u­fas de gas tam­bién tienen desven­ta­jas. Aunque es mucho más fácil reg­u­lar la tem­per­atu­ra de calen­tamien­to de los que­madores con ellos que en las est­u­fas eléc­tri­c­as, el horno no puede pre­sumir de tal ven­ta­ja. Si un apara­to eléc­tri­co le per­mite estable­cer el rég­i­men de tem­per­atu­ra con una pre­cisión de un gra­do, pueden sur­gir prob­le­mas con un horno de gas a este respec­to. La tem­per­atu­ra en él se reg­u­la solo aprox­i­mada­mente.

Debido a que no se uti­liza gas puro para coci­nar, sino con adi­tivos espe­ciales, durante su com­bustión se lib­er­an pro­duc­tos que no son par­tic­u­lar­mente útiles para la salud humana. Se asien­tan en que­madores, platos y pare­des de la coci­na en for­ma de una capa grasa especí­fi­ca, que es difí­cil de lavar. Por lo tan­to, cuan­do se usa gas, se requiere una bue­na ven­ti­lación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *