Consejos para mantener tu smartphone por más tiempo

Cam­bi­amos nue­stro smart­phone cada dos años. Somos respon­s­ables de la vida útil de nue­stro smart­phone. Si renuevas tu telé­fono móvil demasi­a­do a menudo y la pro­duc­ción explota, tam­bién es porque lo eliges mal, no lo cuidas mucho o lo tiras al primer fal­lo.

Elija su smartphone con cuidado

Resis­ti­mos a las sire­nas del mar­ket­ing y elegi­mos según nues­tras necesi­dades. ¿Real­mente nece­si­ta­mos esta nue­va car­ac­terís­ti­ca de moda o sólo un poco mejores fotos? He oído que algu­nas per­sonas rompen o pier­den su smart­phone a propósi­to sólo para com­prar uno nue­vo.

Antes de decidirte, quizás quieras revis­ar la com­para­ción de pro­duc­tos de los telé­fonos inteligentes. Cuan­do se com­pra un smart­phone, es mejor ele­gir un dis­pos­i­ti­vo en el que la batería se pue­da reem­plazar fácil­mente (sin necesi­dad de desmon­tar­lo) y que esté dis­eña­do para ser fácil­mente repara­do. Es el caso, por ejem­p­lo, en Movi­cal puede con­sul­tar más sobre su móvil.

Cuidarlo para mantenerlo por mucho tiempo

  • Use una cubier­ta o caparazón y una pelícu­la pro­tec­to­ra. Esto reduce el ries­go de romper la pan­talla y rayar la cámara.
  • Ten cuida­do cuan­do estés cer­ca del agua (un telé­fono que se cae en el inodoro o en la bañera es un clási­co). Tam­bién deberías pen­sar en vaciar tus bol­sil­los antes de meter tus pan­talones y camisas en la lavado­ra. Si el telé­fono se cae al agua o se está lavan­do, aquí hay algunos con­se­jos de primeros aux­il­ios.
  • Desconecte el car­gador tan pron­to como se car­gue. No lo dejes car­gan­do durante la noche.
  • Evite dejar su smart­phone, aunque sea tem­po­ral­mente, en lugares de ries­go (bor­de de la mesa o de la bañera, en el sue­lo, en el bol­sil­lo trasero…) o en las manos de un niño, espe­cial­mente de niños pequeños.
  • Sólo haga actu­al­iza­ciones de seguri­dad impor­tantes. O averiguar los detalles antes de hac­er nuevos. Algu­nas actu­al­iza­ciones pueden causar una ralen­ti­zación del smart­phone o incom­pat­i­bil­i­dades con cier­tos for­matos de archi­vo,
  • Su impacto en el medio ambi­ente está lejos de ser insignif­i­cante. La fab­ri­cación de un solo telé­fono inteligente requiere 220 kg de mate­ri­ales y gen­era 50 kg de CO2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *