10 consejos para evitar la pérdida de cabello

En los hom­bres, la calvi­cie de patrón mas­culi­no puede comen­zar ya a medi­a­dos de la ado­les­cen­cia. La heren­cia, las hor­monas andró­ge­nas y el enve­jec­imien­to son los cul­pa­bles cono­ci­dos, aunque todavía no se sabe con pre­cisión cómo las hor­monas andró­ge­nas afectan a los folícu­los pilosos en la pro­duc­ción de la pér­di­da de cabel­lo.

Sin embar­go, la may­oría de los hom­bres estarán par­cial o total­mente calvos a los 60 años. El cabel­lo es un asun­to serio, ya sea que lo teng­amos o lo este­mos per­di­en­do. La sociedad occi­den­tal pone mucho énfa­sis en ser del­ga­do, pero cuan­do se tra­ta de nue­stro cabel­lo, del­ga­do no es la pal­abra que quer­e­mos oír.

Consejos para evitar la pérdida de cabello

Entonces, ¿qué podemos hac­er para recu­per­ar esos días de cabel­lo juve­nil? Bueno, puedes pro­mover el recrec­imien­to del cabel­lo de man­era nat­ur­al cam­bian­do tu dieta y tus ruti­nas de ejer­ci­cio.

  1. Man­tente ale­ja­do de los quími­cos agre­sivos — el col­or per­ma­nente del cabel­lo y las per­ma­nentes son los más dañi­nos — y evi­ta teñirte el cabel­lo más de una vez cada seis u ocho sem­anas.
  2. Evite el exce­so de cham­pú — una vez al día suele ser sufi­ciente, usan­do un cham­pú suave, no med­ica­do y no alcali­no (ingre­di­entes orgáni­cos, siem­pre que sea posi­ble). 3. Todo baño o ducha qui­ta de su piel el aceite que atra­pa el agua y mantiene su piel húme­da, así que evite los jabones fuertes, espe­cial­mente los que con­tienen des­odor­ante. Tam­bién evi­ta los astrin­gentes, a menos que ten­gas la piel grasien­ta, en cuyo caso puedes lavar/champú más a menudo.
  3. Un déficit de VITAMINA B puede causar cas­pa, caí­da del cabel­lo, pér­di­da de col­or y puede favore­cer las canas. Así que las vit­a­m­i­nas del grupo B son esen­ciales para el bril­lo, el col­or y el grosor.
  4. Cui­da tu salud. Las enfer­medades cróni­cas, las fiebres altas y las infec­ciones pueden con­tribuir a la pér­di­da de cabel­lo.
  5. Evite el tra­ba­jo men­tal exce­si­vo, así como el estrés men­tal, ya que ambos reducen la cir­cu­lación del cuero cabel­lu­do al estrechar los vasos san­guí­neos. La med­itación y las téc­ni­cas de visu­al­ización y rela­jación men­tal son útiles.
  6. Coma una can­ti­dad sufi­ciente de pro­teí­nas. Incluir carnes magras, pesca­do, aves, huevos, pro­duc­tos lácteos, soja, nue­ces, semi­l­las y gra­nos es esen­cial para que el cuer­po con­struya nuevas célu­las, incluyen­do el cabel­lo. Los car­bo­hidratos pro­por­cio­nan energía para la activi­dad y ayu­dan al crec­imien­to de los teji­dos del cuer­po, incluyen­do la caí­da del cabel­lo. Son una fuente impor­tante de las vit­a­m­i­nas B que son tan vitales para un cabel­lo salud­able. Este es uno de los mejores tratamien­tos para la caí­da del cabel­lo.
  7. El vina­gre de man­zana, apli­ca­do como enjuague, es otro reme­dio pop­u­lar para la cas­pa: cal­ién­te­lo sólo lig­era­mente, viér­ta­lo y déje­lo “fraguar” durante una hora en una cabeza envuelta en una toal­la, antes de lavar­lo con cham­pú.
  8. El ZINC ayu­da a pre­venir la caí­da del cabel­lo y el encanec­imien­to. Coma ali­men­tos ricos en zinc. Las per­sonas con sobrepe­so tien­den a ten­er una defi­cien­cia de zinc, que está inver­sa­mente rela­ciona­da con el índice de masa cor­po­ral. Por lo tan­to, si ust­ed tiene sobrepe­so y si su cabel­lo cae demasi­a­do, es posi­ble que desee aumen­tar su con­sumo de ali­men­tos que con­tengan zinc.
  9. Haga ejer­ci­cio con reg­u­lar­i­dad. El ejer­ci­cio reg­u­lar estim­u­la el sis­tema cir­cu­la­to­rio, fomen­tan­do un sum­in­istro de san­gre salud­able a todas las célu­las, nutrien­do y ayu­dan­do en la regen­eración y reparación del cabel­lo. 10. Man­ten­ga la cal­ma y deses­tre­sese con el yoga. Man­ten­drá su niv­el de estrés.
  10. Cuan­do te secas el pelo con una toal­la después de lavar­lo, debes ten­er cuida­do de no fro­tar­lo. Esto puede dañar los folícu­los. Un pequeño con­se­jo — es mejor pagar­lo seco en lugar de fro­tar­lo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *