Cómo convertir una puerta en corredera

En espa­cios reduci­dos las puer­tas abat­i­bles supo­nen un estor­bo ya que nece­si­tan mucho espa­cio del que no se dispone. Si es tu caso, te pro­pon­go un sis­tema de corred­era fácil de insta­lar para trans­for­mar una puer­ta de bis­agras. Tan sólo tienes que seguir los pasos de esta brico­ficha.

Per­fil de guía (que mida el doble de la anchu­ra de la puer­ta)
2 rodil­los
2 soportes
1 guiador y 2 topes de puer­ta (podemos com­prar­los por sep­a­ra­do o en kit com­ple­to en fer­reterías).

Paso 1
Quita­mos
 la puer­ta y destornil­lam­os las bis­agras del mar­co y de la puer­ta.

Paso 2
Hace­mos un agu­jero con el tal­adro en cada esquina del can­to supe­ri­or de la puer­ta con una bro­ca de 10 mm a una pro­fun­di­dad de 2,5 cm. El agu­jero debe hac­erse a 1/6 de la anchu­ra total de la puer­ta (si la puer­ta mide 60 cm de ancho, el ori­fi­cio se hará a 10 cm de cada extremo). Después hace­mos una muesca para que enca­je la pleti­na del soporte de la puer­ta y atornil­lam­os.

Paso 3
En el can­to infe­ri­or de la puer­ta hace­mos una rega­ta de un extremo a otro con una pro­fun­di­dad de 1,5 cm y una anchu­ra de 1cm (para el paso del guiador).

Paso 4
Ponemos el soporte en ángu­lo a la guía y atornil­lam­os a la pared. La parte infe­ri­or de la guía debe quedarse a unos 3 cm de la parte supe­ri­or de la puer­ta. No olvidemos nive­lar la guía para demar­car los agu­jeros que van a la pared.

Paso 5
Una vez atornil­la­da y nive­la­da la guía le mete­mos los dos rodil­los.

Paso 6
Colo­camos los dos frenos en los extremos de la guía y apre­ta­mos los tornil­los para impedir que los rodil­los se sal­gan mien­tras esta­mos mon­tan­do la puer­ta. Podemos grad­uar los frenos después para que hagan de tope al rodil­lo de la puer­ta.

Paso 7
Atornil­lam­os el guiador infe­ri­or al sue­lo. Para ello, abri­mos la puer­ta a tope y lo ocul­ta­mos para que no se vea en el espa­cio muer­to que que­da.

Paso 8
Col­g­amos la puer­ta por los soportes supe­ri­ores en los rodil­los y apre­ta­mos las tuer­cas. El soporte lle­va un tornil­lo con el que podemos reg­u­lar la altura de la puer­ta en los dos extremos y ajus­tar­la para que no roce el sue­lo.

Paso 9
Cuan­do teng­amos reg­u­la­da la puer­ta apre­ta­mos todas las tuer­cas y los tornil­los de los frenos del tope.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *